Lesiones por un accidente – Las más comunes

Lesiones por un accidente – Las más comunes Featured Image

Los accidentes de auto son una de las principales causas de lesiones en Estados Unidos. Según la Administración Nacional de Seguridad Vial, en 2014, 2,34 millones de personas resultaron lesionadas en accidentes de auto, y gran parte de las lesiones eran graves. Las víctimas de accidentes de auto y de camión pueden sufrir todo tipo de lesiones, algunas de ellas resultando en una discapacidad permanente. Estas víctimas deberían ponerse en contacto con un abogado para que les ayude a presentar su reclamación.

Algunas de las lesiones más comunes incluyen:

  • Costillas rotas y traumatismo torácico
  • Lesiones en la espalda
  • Lesiones en el brazo y en la pierna
  • Lesiones craneales y cervicales
  • Quemaduras
  • Desfiguración
  • Lesiones internas graves

Costillas rotas

Las lesiones de costillas y en el pecho suelen ser bastante comunes en accidentes de tráfico. Es normal que un traumatismo torácico provoque fracturas en las costillas, cuando la fuerza del impacto empuja al ocupante del vehículo hacia su cinturón o airbag y la presión provoca este tipo de lesión. Las costillas rotas no suelen ser mortales, pero pueden ser muy dolorosas e impedir que la víctima siga su vida con normalidad.

En casos más graves, un accidente podría descolocar las costillas, colapsar los pulmones y dañar otros tejidos o órganos. Otras veces, el traumatismo torácico puede provocar un paro cardíaco o una hemorragia interna.

Lesiones de espalda

Las lesiones de espalda son muy comunes en accidentes de auto y de camión graves. Las víctimas pueden padecer daños en la médula espinal que afecten negativamente a la movilidad, la flexibilidad y el control del propio cuerpo. Muchas de las víctimas acaban sufriendo una discapacidad y requieren cuidados las 24 horas del día.

Los discos fracturados también son una lesión de espalda bastante común. Sus víctimas pueden sentir los músculos dormidos o debilitados y dolor. Aunque no es tan grave como una lesión de la medula espinal, puede provocar dolor crónico o meses de terapia física.

Huesos rotos

La rotura de huesos ocurre en muchos accidentes, cuando la persona trata de prepararse para el choque. Por ejemplo, puede que estire su brazo y coloque su mano en el salpicadero y el impacto cause estrés en su mano, muñeca y brazo.

En algunos casos, los huesos rotos se curan en unos pocos meses. Sin embargo, si no lo hacen adecuadamente, es posible que sufra durante el resto de su vida. Algunos accidentes también pueden lesionar otros miembros, lo cual implica una pérdida de movilidad y gran sufrimiento emocional.

Lesiones craneales y cervicales

Las lesiones craneales suceden cuando la víctima del accidente sufre un golpe en la cabeza contra el volante, la ventana u otra parte del auto. Cualquier tipo de traumatismo craneal puede derivar en una lesión cerebral traumática, ya sea con efectos a largo plazo o sin ellos. Algunos de estos efectos incluyen dificultades cognitivas, pérdida de visión y de capacidad auditiva e incapacidad permanente.

El traumatismo cervical es una lesión en el cuello que suele ocurrir en colisiones traseras y que normalmente provoca pérdida de sensibilidad, rigidez, mareos y dolor. En casos más graves, la víctima puede sufrir hernia discal, fractura de cuello o lesión de médula espinal. Como consecuencia, puede que el paciente necesite cirugía o terapia física. En casos más graves, tal vez sufran una discapacidad permanente y necesiten permanecer en casa para cuidarse.

Quemaduras

Si ha habido fuego en un accidente de auto, es posible que las víctimas sufran quemaduras graves. Cuanto más extensas sean, más difícil será su recuperación. Algunas derivan en otras complicaciones como infecciones (el tétanos, por ejemplo), la pérdida sanguínea y cicatrices permanentes. Además, los accidentes de bicicletas y motos pueden provocar heridas graves por abrasión con el asfalto similares a las quemaduras.

Desfiguración

Las lesiones graves resultantes de accidentes de autos y de camiones pueden hacer que sus víctimas sufran una desfiguración permanente como cicatrices o amputaciones. Como resultado, es posible que padezcan depresión, baja autoestima y traumas emocionales. Las desfiguraciones pueden afectar negativamente su vida profesional y social.

Lesiones internas

No todos los accidentes son perceptibles para el ojo humano. Un trauma contundente o uno penetrante tienden a provocar lesiones internas. La fuerza de un vehículo que va a gran velocidad puede provocar un trauma contundente, cuando la víctima recibe el impacto de varias partes del vehículo. Un trauma penetrante ocurre cuando un objeto atraviesa el cuerpo de la víctima.

Los accidentes de autos y camiones provocan lesiones internas graves en:

  • El bazo
  • El hígado
  • Los pulmones
  • El corazón
  • Los riñones

No es raro que las lesiones internas provoquen hemorragias, roturas de vasos sanguíneos, hinchazón y dolor abdominal.

Todas las lesiones, sin importar su tamaño, tienen consecuencias devastadoras en aspectos físicos, emocionales y económicos para las víctimas y sus familias. Pero no tiene por qué sufrir solo. La abogada Hilda L. Sibrian ha trabajado con una gran cantidad de víctimas de daños personales y les ha ayudado a recibir una compensación. Póngase en contacto con las Oficinas Legales de Hilda L. Sibrian P.C. para más información sobre como cubrir los daños de sus facturas médicas, pérdida de salario y dolor y sufrimiento.

© Copyright 2018 The Law Offices of Hilda L. Sibrian, P.C.